Gastronomía

Mexicanos en el SOBEWFF

header MEM SOBEWFFLa representación de México en el South Beach Wine & Food Festival estará a cargo de cinco chefs mexicanos, entre ellos el reconocido chef Enrique Olvera dueño de los restaurantes Cosme y Pujol en México. 

Asimismo, estarán presentes Oscar del Rivero, del restaurante Talavera Cocina Mexicana; Santiago Gómez, de la Cantina la Veinte; Omar Montero de la Veinte Deli & Café y David Muñoz de la taquería Wapo Taco.

MEM SOBEWFF

Puedes leer mas a fondo y conocer los perfiles de estos reconocidos chefs en las siguientes ligas:

Enrique Olvera / Cosme Y Pujol
http://www.sobefest.com/p/enrique-olvera-72

Oscar Del Rivero / Talavera Cocina Mexicana
http://www.sobefest.com/p/oscar-del%20rivero-299 

Santiago Gomez / Cantina La Veinte
http://www.sobefest.com/p/santiago-gomez-15 

Omar Montero / La Veinte Deli & Café 
http://www.sobefest.com/p/chef%20omar-montero-412

David Munoz / Wapo Taco
http://www.sobefest.com/p/david-munoz-131

Josselyn Garciglia - Concursante Miss México

/p>

Un saludo a los Mexicanos en Miami de la hermosa Josselyn Garciglia, concursante Miss México 2014 y ganadora de Nuestra Belleza Latina 2013.

Tributo al Chile

Chile MexicanoDe origen mexicano y signo de la identidad nacional, les presentamos “EL TRIBUTO AL CHILE MEXICANO”

Origenes

Los orígenes del chile se remontan a los aztecas. Entre sus recetas, que datan de hace más de 2000 años, se encuentra ya un guiso enchilado. A partir de ellos, el país entero se apropió de este condimento y lo convirtió en parte esencial de su gastronomía.

Cristóbal Colón, en sus históricos viajes a América, esperaba encontrar pimienta negra, el condimento más deseado de aquella época, pero en su lugar encontró los chiles picantes. Al relacionar erróneamente éstos con la pimienta les llamó "pimientos". En 1945 Colón regresó a España con un cargamento de chile, que una vez en tierras europeas, y en cosa de un siglo, ya había llegado a las cocinas del Medio y Lejano Oriente, a África, e incluso a la India.

En poco tiempo se incorporó de manera definitiva en la gastronomía de la cuenca mediterránea, en el norte de España, el sur de Italia y Francia, Grecia, Yugoslavia, Marruecos, Túnez y Argelia, pero sólo en su variante dulce: el pimentón.

El chile fue tan bien recibido en estas nuevas tierras y su gusto se aclimató tanto a estos paladares que rápidamente se olvidó el origen americano de la planta, hasta el punto de que algunos africanos e indios creyeron que era originario de sus propios dominios.

De México para el mundo ¡El Chile!

Y es que el chile no solo alegra nuestro paladar y gastronomía, sino que también hace una importante contribución a la economía mexicana.

México ocupa el segundo lugar entre los productores de Chile. El primer lugar lo ostenta China, que produce cerca de 2 millones de toneladas al año.

En nuestro país 12,000 productores se dedican al cultivo de más de 140 variedades de chile; convirtiendo a México en el principal exportador de chile. Según datos de la Secretaría de Agricultura, del total de la producción nacional en 2010, alrededor de 700,000 toneladas se destinaron al mercado exterior, generando entradas por 720 millones de dólares. Siendo que Estados Unidos compró 98% de esas exportaciones y el resto por Reino Unido, Canadá, Alemania, Honduras y Guatemala.

Parece mucho, pero ¡cada mexicano consume 15 kilos de chile al año en promedio!

Qué...muy mexicano?  Y es que conoces los tipos de chiles que hay?

Hay cientos de tipos de chiles. El chile se diferencia entre sí por el color (rojo, verde o amarillos; el sabor (dulces o picantes) y por la forma (alargados o acampanados). Estas peculiaridades son las que marcarán el tipo de chile, los más conocidos son: chiltepes, jalapeños, anaheim, pimiento, dulces y campaneros.

 

Aguacate y bioplásticos

Mexicano ha diseñado una tecnología para la producción de bioplásticos a partir de semillas de aguacate. Scott Munguía es estudiante de Ingeniería Química en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). A medida que ha avanzado en su carrera ha crecido su interés por la tecnología de bioplásticos y su preocupación por buscar procesos alternativos de producción, ya que el 80% de estos materiales se fabrican a partir de fuentes alimenticias como el maíz. Así, entre batas y matraces, en 2011 logró aislar un biopolímero a partir de semillas de aguacate, un desarrollo tecnológico que ha servido de base para su aventura empresarial.

En la mente de este joven ingeniero destacaba una idea por encima de todas: conseguir un producto sostenible a partir de una fuente abundante que no tenga otros usos. Esta idea se materializó en el aguacate. Desde entonces su trabajo se centró en aislar el polímero y diseñar un proceso industrial viable.

México es el mayor productor de aguacate del mundo, con más de un millón de toneladas anuales. Una parte importante se destina a alimentos procesados como el guacamole. Esto hace que se desechen cerca de 4.700 toneladas de semilla al mes sólo en México. Una cantidad que, según Munguía, es suficiente para satisfacer hasta diez veces la demanda de bioplásticos del país.

Para poner en valor su idea, Munguía fundó en 2012 Biofase, una empresa dedicada al desarrollo de  tecnologías en plástico biodegradable. Su línea principal de negocio es la obtención de resinas a partir de semillas de aguacate por medio de una tecnología cuya patente está en trámite. En el proceso se extrae un biopolímero que posteriormente se transforma en un termoplástico. Esto permite que las resinas puedan tener una amplia gama de aplicaciones, desde bolsas delgadas hasta piezas rígidas como envases o utensilios de cocina. Biofase no fabrica directamente estos productos si no que vende la resina termoplástica a otras empresas para que lo procesen.

Aunque este año la producción estimada de su empresa es de cincuenta toneladas mensuales, su objetivo es triplicar esta cifra en 2015. Munguía explica que  han logrado crecer "a través de la incorporación de nuevos productos y el desarrollo constante de tecnología en materia de plástico biodegradable”. El joven confía en que la producción se incrementará a medida que aumente la penetración en el mercado. Ahora el problema radica en el precio. Un plástico biodegradable puede costar el doble que uno derivado del petróleo. Sin embargo, según el ingeniero, la tecnología que emplean y el hecho de aprovechar un subproducto industrial consigue reducir hasta una cuarta parte el coste. Munguía afirma: “Pensamos que es posible acercar el precio del bioplástico al del plástico convencional y esperamos lograrlo en los próximos cinco años”.

Una apuesta social

Munguía escogió la Ingeniería Química, entre otras disciplinas científicas, con el objetivo de desarrollar una tecnología con potencial de negocio pero, sobre todo, que ayudara al progreso y mejora de las condiciones de vida en su país. No se trata sólo de encontrar una solución innovadora y económicamente viable. El producto debe ser sostenible y devolver parte sus beneficios a la sociedad.

Por otro lado, según Munguía, esta tecnología supone una ventaja importante para los pequeños negocios de la región que procesan aguacate. Estas empresas no tendrán que pagar a terceros para que se lleven los desechos sino que Biofase se encargará de recogerlos y reintegrarlos al sistema productivo.

Desde el punto de vista medioambiental, Biofase contribuye a mejorar su entorno. Los bioplásticos se degradan en menos de un año y tienen una vida útil cercana a los cuatro (en contraste con los plásticos comunes, que tardan más de un milenio). Además, el proceso no genera residuos peligrosos y la huella de carbono es sustancialmente menor debido al proceso de extracción de los polímeros.

Por ahora Biofase se encuentra en una etapa inicial pero Munguía confía en que tiene una base suficiente para convertirse en un importante productor. Su objetivo a medio plazo es comenzar a distribuir a Estados Unidos, el mercado más grande en la industria de los bioplásticos. También quiere posicionarse como referente en Latinoamérica. A este respecto, Munguía comenta: “Creemos tener la tecnología y modelo de negocio necesarios pero comprendemos que nos queda un duro camino, puesto que México aún no ha adoptado las tecnologías verdes como necesarias”.

El profesor, investigador y director de estudios de posgrado en la Escuela de Biotecnología y Alimentos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México), Jorge Welti, que es miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 México, destaca que la empresa de Munguía "ha logrado generar catorce empleos y ofrecer una nueva forma de aprovechar los residuos de la industria aguacatera". Además, Welti destaca el hecho de que el equipo de Biofase "espera generar un impacto en la región de Michoacán, que actualmente sufre de diversas problemáticas sociales graves, a través de la incorporación de nueva tecnología”. -María C. Sánchez

 

Articulo via: MIT Technology Review http://bit.ly/1paxDwP

 

 

Lo Mejor de Miami por los Mexicanos en Miami

Este espacio ha sido creado por mexicanos y para mexicanos con la única intención de integrarnos como comunidad, y darnos la mano en este transitar.

"Denme un punto de apoyo y moveré el mundo" Arquímedes  

Mexicanos en Miami y amigos de México ¡Movamos el mundo!

Web Development By Roberto Barcenas

Promocionales